Pautas para una dieta equilibrada

Como os anunciamos en el último artículo del blog, a continuación os daremos unas sencillas pautas para seguir una dieta equilibrada.

DESAYUNO
Un desayuno equilibrado debe estar formado por los siguientes grupos de alimentos:


A media mañana y en la merienda debemos incorporar una ración de fruta, una ración de lácteos desnatados o un puñado de frutos secos para evitar llegar con demasiada hambre a la próxima comida.

COMIDA Y CENA
La comida y la cena deben consistir en:


OTRAS Recomendaciones alimentarias

  • Cocinar con ACEITE de OLIVA.
  • Consumir preferentemente CARNES POCO GRASAS como el pollo y el pavo.
  • Consumir 3 piezas de FRUTA al día.
  • Consumir de 1.5 a 2 litros de agua al día.

Si además de seguir estas pautas en nuestra dieta, realizamos actividad física diaria durante entre 30 y 60 minutos de intensidad moderada, nuestra salud nos lo agradecerá.

Falsos mitos sobre la alimentación saludable


Vamos a hablar en este artículo de algunos falsos mitos sobre la alimentación saludable

A lo largo de la historia se han ido transmitiendo, de generación en generación, creencias erróneas que a día de hoy siguen estando muy instauradas en nuestra sociedad. Este hecho, provoca que muchas personas sigan dietas desequilibradas con el deseo de perder peso, pero que a largo plazo se asocian a un mayor riesgo de carencias nutricionales.

En la actualidad, gracias a la evidencia científica, podemos afirmar que muchos de estos mitos son falsos y corregir nuestras dietas para tener una alimentación saludable y equilibrada. Desterremos pues algunos mitos

¿El pan engorda? ¿Engorda más la miga de pan?

El pan suele ser uno de los primeros alimentos en eliminarse de la dieta cuando se desea perder peso.

Pero, lo cierto es que, el contenido calórico de 100 g de pan (tanto de miga como de corteza) es de sólo unas 250 kcal. Además, es rico en hidratos de carbono, nutriente que nuestro cuerpo necesita en mayor cantidad; apenas tiene grasa y contiene una cantidad importante de fibra, sobre todo el pan integral.

¿La fruta engorda si se come como postre?

La fruta aporta las mismas calorías independientemente del orden en el que se tome. De hecho, se recomienda su consumo en las comidas ya que produce un efecto saciante debido a su alto contenido en fibra.

¿Mezclar hidratos de carbono y proteínas engorda?

Las dietas disociadas afirman que no se debe mezclar en una comida alimentos ricos en hidratos de carbono (cereales, pan, pasta, patatas, etc.) con alimentos ricos en proteínas (carnes, pescados, huevos, etc.). Su argumento principal es que la combinación errónea de alimentos provoca una mala digestión que hace que se aumente de peso. Pero, la realidad es que, no tiene ningún fundamento científico. De hecho todos los alimentos son una mezcla de nutrientes.

¿Consumir más de 3 huevos a la semana aumenta el colesterol? 

El huevo contiene colesterol (200 mg/unidad) y durante mucho tiempo se ha creído que incrementa el colesterol en sangre. Pero múltiples estudios publicados en los últimos años confirman que a pesar de su contenido en colesterol, el consumo de 3-5 huevos semanales no eleva el riesgo cardiovascular en personas sanas, puesto que aporta fosfolípidos y grasas insaturadas en su composición, junto a algunas vitaminas y antioxidantes, que favorecen la prevención de las arteriosclerosis.

¿Los alimentos light no aportan calorías?

Un alimento se considera light cuando contiene como mínimo un 30% menos de calorías que el alimento original. Esto no significa que no aporte calorías ni que sea 100% saludable. 

¿La sal engorda?

La sal no aporta calorías, por lo que no engorda. Sin embargo, un consumo excesivo se asocia a hipertensión y acumulación de líquidos a largo plazo. La Organización Mundial de la Salud recomienda consumir menos de 5 g de sal al día, teniendo en cuenta la sal utilizada para cocinar, la sal de sobremesa, la propia de los alimentos frescos, la proveniente de conservas y precocinados, etc.

¿El agua en las comidas engorda?

Las dietas disociadas afirman que el agua dificulta la digestión y provoca que alimentos ricos en carbohidratos engorden más. Lo cierto es que el agua no contiene calorías ni modifica el valor calórico de ningún alimento.

¿Saltarse una comida adelgaza?

Saltarse una comida, no ayuda a reducir peso. De hecho, incrementa la sensación de hambre y, como consecuencia, puede provocar una ingesta excesiva de calorías en la siguiente comida con preferencias de azúcares simples y grasas saturadas. Por ello, los profesionales de la nutrición recomiendan la realización de 5 comidas al día.

En un próximo artículo os daremos una sencillas pautas para una dieta equilibrada.